Historia

El Seminario Nazareno Virtual o SNV nace en el año 2010 como una alianza estratégica de los seminarios nazarenos más importantes de América para proveer formación teológica integral a través de Internet. El SNV es pionero en América Latina en educación en linea. Somos un seminario denominacional perteneciente a la Iglesia del Nazareno pero sirviendo a todo aquel que desee capacitarse para servir mejor al Señor para la extensión del Reino.


Propósito del SNV

Alcanzar a un mayor número de estudiantes ministeriales que se encuentran limitados y limitadas de participar en los programas tradicionales de educación teológica (residenciales y descentralizados) en el mundo de habla hispana y capacitarlos con excelencia de manera virtual.


Instituciones Afiliadas

Seminarios Ejes
SENDAS – Seminario Nazareno de las Américas (San José, Costa Rica)
STNCS – Seminario Teológico Nazareno del Cono Sur (Pilar, Buenos Aires, Argentina)

Red de instituciones teológicas afiliadas en América Latina
AIBN – Asociación Instituto Bíblico Nazareno (Cobán, Alta Verapaz, Guatemala)
ASTN – Asociación Seminario Teológico Nazareno (Ciudad de Guatemala, Guatemala)
CENET – Centro Nazareno de Estudios Teológicos (San Juan, Puerto Rico)
IBN – Instituto Bíblico Nazareno (Bagua Chica, Amazonas, Perú)
SBN – Seminario Bíblico Nazareno (Santiago, Chile)
SENAC – Seminario Nazareno del Área Central (La Paz, Bolivia)
SENAMEX – Seminario Nazareno Mexicano (Ciudad de México, México)
SND – Seminario Nazareno Dominicano (Santo Domingo, República Dominicana)
STNP – Seminario Teológico Nazareno de Perú (Chiclayo, Lambayeque, Perú)
STNB – Seminário Teológico Nazareno do Brasil (Campinas, SP, Brasil)


Declaración de Fe

– En un solo Dios — el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
– Que las Escrituras del Antiguo y Nuevo Testamentos, dadas por inspiración plenaria, contienen toda la verdad necesaria para la fe y la vida cristiana.
– Que el hombre nace con una naturaleza caída y, por tanto, está inclinado al mal y esto de continuo.
– Que los que permanecen impenitentes hasta el fin, están perdidos eternalmente y sin esperanza.
– Que la expiación por medio de Jesucristo es para toda la raza humana; y que todo aquel que se arrepiente y cree en el Señor Jesucristo es justificado, regenerado y salvado del dominio del pecado.
– Que los creyentes deberán ser enteramente santificados, subsecuentemente a la regeneración, mediante la fe en el Señor Jesucristo.
– Que el Espíritu Santo da testimonio del nuevo nacimiento y también de la entera santificación de los creyentes.
– Que nuestro Señor volverá, que los muertos resucitarán y que se llevará a cabo el juicio final.